jump to navigation

La Fabula del Perro September 20, 2010

Posted by eagletec9 in Reflexiones.
trackback

Uncarnicero estaba a punto de cerrar su negocio cuando vio entrar un perro.

Trato de espantarlo, pero el perro volvio.

Nuevamente intento espantarlo, pero entonces se dio cuenta de que el animal traia un sobre en el hocico..

Curioso, el carnicero cogiò y abrio el sobre y en su interior encontro un billete de $500. Y una nota que decia:

¿Podria mandarme con el perro 1 Kg. de carne molida de res y 1/2 Kg. De pierna de cerdo?

Asombrado, el carnicero tomo el dinero, coloco la carne molida y la pierna de cerdo en una bolsa y puso la bolsa junto al perro, …….pero olvido el cambio.

El perro empezo a gruñir y a mostrarle los colmillos.

Al darse cuenta de su error, el carnicero puso el cambio del billete en la bolsa….. el perro se calmo, cogio la bolsa en el hocico y salio del establecimiento.

El carnicero, impresionado, decidio seguir al can y cerro a toda prisa su negocio.

El animal bajo por la calle hasta el primer semaforo, donde se sento en la acera y aguardo con la bolsa en el hocico a que la luz se pusiera en verde para poder cruzar.

Luego atraveso la calle y camino hasta una parada de autobus, con el carnicero siguiendole de cerca. En la parada, el perro vio llegar un autobus, se fijo que no era el correcto y siguio esperando hasta que llego otro autobus. Cuando vio que era el correcto, subio seguido por el carnicero.

El carnicero, boquiabierto, observo que el can, sentado muy propio en un asiento, miraba por la ventana con atencion, como tratando de reconocer el lugar donde debia bajarse del autobus.

De repente, el can se incorporo en el asiento y, erguido sobre las patas traseras, toco el timbre para descender, siempre con la bolsa en el hocico.

Perro y carnicero caminaron por la calle hasta que el animal se detuvo en una casa, donde puso las compras junto a la puerta y, retirandose un poco, se lanzo contra esta, golpeandola fuerte.

Repitio la accion varias veces, pero nadie respondio en la casa. En el colmo del asombro, el carnicero vio al perro tomar la bolsa con su hocico, rodear la casa, saltar una cerca y dirigirse a una ventana.

Una vez alli, toco con las patas en el vidrio varias veces sin soltar la bolsa; luego regreso a la puerta….

En ese momento, un hombre abrio la puerta… ¡y comenzo a golpear al perro!

El carnicero corrio hasta el hombre para impedirlo, diciendole: ‘Por Dios, amigo! ¿Que es lo que esta haciendo? ¡Su perro es un genio!…¡Es UNICO!’
El hombre, evidentemente molesto, respondio: ¡Que genio ni que la chingada! Esta es la segunda vez en esta semana que el muy pendejo olvida las llaves… ¡y yo en el baño!

Moraleja: Por mas que te esfuerces y cumplas mas alla de tu deber en el trabajo, a los ojos de un jefe CABRON siempre estaras por debajo de lo que el quiere.

PD: cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia!!!

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: